Post Type

Entrevistamos a April Fool’s Day, el cuarteto de Barcelona que se ha ganado el respeto y admiración de la crítica gracias a su último trabajo, autoproducido, Well, it’s true (2012), del que os hablamos aquí. Sin más preámbulos…
 
Mara/Tokio Blues:
No podemos empezar esta entrevista sin daros la enhorabuena por el magnífico disco que publicasteis el año pasado, Well, it’s true. ¿Cómo fue la producción de este álbum, qué buscabais transmitir con él?

April Fool’s Day: Muchísimas gracias, os aseguramos que ilusiona y mucho. Siempre nos tomamos el grupo y la música como una extensión nuestra y lo hace muy especial. Es más, al sacar un disco siempre tiendes a pensar que sólo nos gustará a los cuatro y a nuestras abuelas, y encontrarte con estas palabras, sin compromiso alguno, es tremendo. La producción del disco fue hecha a fuego muy lento, pasaron más de dos años desde los primeros temas. Debido a nuestra manera de trabajar y entender la música, quisimos sacar el mejor partido de cada proceso, y nos llevó tiempo esta vez. Además, cambiamos alguna forma de componer. En cuanto los temas habían crecido lo suficiente, decidimos salir a grabar fuera, con Pedro Cantudo, para coger nuevos aires y eso se notó con el resultado. Creemos que ganamos en frescura y el sonido evolucionó en una dirección que queríamos probar. Al fin y al cabo, no es más que buscar cómo darle forma a unos acordes, a un concepto o a una obra, y los tiempos influyen siempre. Well, it’s true no deja de ser un envoltorio a todo esto, y de aquí, por ejemplo, el formato del pack o que el nombre completo del disco lo sea su primera y última frase.

El pasado 25 de febrero nos presentasteis un excelente vídeo de vuestra canción ‘Parasol’ (quinto tema de Well, it’s true), dirigido por Yago Partal, del que se han hecho eco todas las webs y blogs de música independiente nacionales, ¿cómo surgió la idea de rodar este video?

Después de muchos años centrándonos en las canciones, decidimos dar el paso. Siempre creímos que el ponerse con un videoclip debía ser como hacer una canción, una obra más. Quizá por eso tardamos tanto, porque realizar un videoclip así supone un gran esfuerzo. Y con Nieve congeniamos al 100%, tanto en el modo de tratarlo como en la pasión por lo que haces. Los conocimos a través del trabajo que hicieron con nuestros amigos de Sundae y nos pusimos en contacto el verano pasado. Recordamos que con el primer café ya vinieron con una idea debajo del brazo y que acabaría siendo este pedazo de historia. No es de extrañar que esté teniendo esta buena respuesta, la verdad.

Lo primero que me vino a la mente cuando os descubrí, fue de dónde vendría el nombre de April Fool’s Day. Pensé en el 1 de abril, que recibe ese nombre y es celebrado mundialmente como el día de “las inocentadas”, que nosotros celebramos el 28 de diciembre. Luego descubrí que hay una película de terror americana del año 86 del mismo nombre. ¿Por qué lo elegisteis vosotros?

Esperamos no romper la magia pero la verdad es que no fue muy meditado, simplemente nos gustó la sonoridad y el significado del nombre, lo sacamos del diccionario (hay un montón de palabras chulas [risas]). La verdad es que cuando siendo adolescentes creamos la banda nos llamábamos FreePlay. Más tarde, al ver que el grupo no era solo un hobbie pasajero, decidimos cambiar la mentalidad y el nombre. April Fool’s Day surgió como nombre y como intento, no tanto de cambio, sino de revulsivo. A día de hoy nos parece que acertamos. Poco a poco hemos ido viendo que el nombre encaja muy bien con el estilo del grupo: no es “resultón” a primera vista, tienes que profundizar, poner un poco de tu parte, y hacerte con él. Hay que estrechar el vínculo y luego resulta mucho más fuerte.

¿Cómo surgió la idea de formar un grupo entre vosotros cuatro?

Somos amigos desde la niñez. Desde los 3 años hemos ido juntos al colegio hasta el instituto, luego hemos vivido juntos durante la universidad, hemos trabajado juntos y hemos compartido los mejores y perores momentos. Hemos crecido juntos y lo seguiremos haciendo. El grupo surgió como un complemento a nuestra amistad, una excusa para pasar buenos ratos juntos y vernos con asiduidad. Podía haber sido un equipo de fútbol sala o un colectivo de teatro amateur, pero fue un grupo y nos encanta que sea así, disfrutamos mucho. El grupo nos permite compartir nuestra gran amistad y nuestro gran hobbie. No queremos parecer bucólicos, pero la historia lo es. Nuestra amistad ha forjado el grupo y viceversa, no entenderíamos una cosa sin la otra.

Entre los grupos que citáis como vuestras influencias, he leído algunos que forman parte de nuestros favoritos: My Bloody Valentine, Broken Social Scene, Teenage Fanclub, Yo la Tengo, Pavement, The Flaming Lips, Wilco… ¿Son grupos que escuchabais a menudo?, ¿teníais claro desde el principio qué estilo queríais que predominara en vuestro sonido?

Sí, aunque cada unos tenemos nuestras pequeñas diferencias en cuanto a grupos o tipos de música, todos coincidimos en el estilo que tocamos. Desde que empezamos, nuestro sonido se ha modificado en base a matices, no hemos sufrido ningún cambio de rumbo drástico, más bien hemos ido implementando cosas que teníamos ganas de hacer y perfeccionar, las que ya hacíamos y nos gustaban. Hemos intentado algunas veces experimentar con otros idiomas, otros estilos, etc. pero siempre se ha impuesto lo que ya estábamos haciendo. Quizás algún día cambie la cosa, no lo sabemos, hoy nos sentimos muy cómodos haciendo lo que hacemos. Hay veces que acabamos de tocar un tema y nos fascinamos por él, por como ha quedado, podríamos decir que somos nuestros mejores fans, ¡además no nos hemos perdido ni un concierto! [risas]. Los grupos que nombras son grandes referentes para nosotros, por supuesto que estamos influenciados por ellos cuando nos hemos pasado tantas horas escuchándolos, intentando descifrar sus letras, desgranando sus acordes, quemando los CD’s de tantas escuchas y, cómo no, admirando sus directos, es afortunadamente inevitable.

¿Cómo funciona el proceso de composición en April Fool’s Day?

Pues va variando, la verdad. Últimamente, para los temas nuevos hemos trabajado grabándonos embriones en casa a partir de melodías y acordes, llevándolos al local de ensayo para ver qué pasa, para luego volver a casa y añadirle capas, voces, efectos y detalles. Es cosa de las nuevas tecnologías, desde luego. Y ha sido muy enriquecedor. Luego todo eso pasa al estudio a por el proceso de pulido y abrillantado, [risas]. En cambio, con Well, it’s true fue un tanto diferente, los temas nacieron a partir de acordes e instrumentación, crecieron básicamente en el local, incluso sin saber la melodía en algunos casos. Y fue antes de ir hacia Andújar que nos pusimos a probar con teclados y detalles. Una vez allí, ya con Pedro, acabamos por sacarle jugo a sus mil y un artilugios. Y de tareas, puede decirse que los cuatro pinchamos en todo. Es fruto de nuestra naturaleza. Imar y David se encargan de traer la primera melodía o rueda de acordes y a partir de ahí empezamos a amasar los cuatro. Es lo que comentábamos antes, cada canción puede crecer de forma distinta según el punto de partida o el momento, y si bien cada uno se encarga de lo que mejor se le da, opinamos y nos complementamos en todo. Ésa es la gracia.

¿Tenéis, como algunos grupos, división de tareas entre letras y música, o colaboráis los cuatro en todo?

En lo que se refiere a las bases de las canciones son Imar y David los principales culpables, y de las letras, David. Ellos traen una primera idea, y luego en el local entre los 4 acabamos de rematar las estructuras y últimos detalles. En otros aspectos, como pueden ser la promoción o búsqueda de conciertos para el grupo, sí que las tareas están más repartidas. Por una parte David y Nacho se encargan de la parte de promoción en webs, blogs, y demás redes sociales, y por otra Marc e Imar se encargan de llamar a salas de conciertos y festivales. Vamos, que todo queda en casa.

¿Estáis trabajando en material nuevo?

Desde principios de año estamos grabando canciones nuevas que llevamos tiempo ensayando en el local, además de una versión. Lo estamos grabando con mucha calma y cuando los trabajos nos dejen, esperemos que antes de que acabe el año, podremos editarlo. La idea es hacer un EP. Antes de este EP, colaboraremos en el nuevo recopilatorio del sello Little Treasure, con una de las canciones nuevas.

Para terminar, nos gustaría daros las gracias por concedernos esta entrevista y desearos mucha suerte con el grupo. Y por supuesto, haceros la pregunta con la que terminamos nuestras entrevistas en Tokio Blues, ¿nos podríais decir una canción con la que os hayáis obsesionado últimamente?

Una canción que nos lleva obsesionando desde el año pasado, es la canción que abre el nuevo disco de Beachwood Sparks, ‘Forget the song’, uno de nuestros discos favoritos del 2012.

Sobre El Autor

Encargada de adentrarnos en la psique de los cineastas malditos y fundadores de la Nouvelle Vague, también nos acerca a la música de influencia británica y francesa. Soñadora, rebelde y decadentista, es un hervidero de citas y referencias.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*