Post Type

El 31 de octubre de 1993 sucedía la tragedia. River Phoenix, acompañado de sus hermanos Rain y Joaquin, y de su novia Samantha Mathis, acudía a una fiesta de Halloween en el Viper Room, frecuentado por gran parte de los entonces veinteañeros hollywoodienses, y regentado por Johnny Depp. Su amigo Flea, bajista de Red Hot Chili Peppers, tocaba en el escenario. Phoenix, también miembro de una banda, actuaría a continuación. En un momento dado se sintió mareado, y le acompañaron fuera a tomar el aire. Se desplomó sobre la acera y estuvo convulsionando durante cinco minutos seguidos. Fue trasladado a un hospital en parada cardiorespiratoria y los incansables intentos de reanimación fueron inútiles. A la 1:51 de la madrugada, River Jude Phoenix, había fallecido. Tenía 23 años.

Pensé que era un mal sueño, me llevó como 20 minutos aceptar que la noticia era real.

Así recordaba el director holandés, a sus 80 años, George Sluizer, cómo recibió la noticia del fallecimiento de River Phoenix.

Dos horas habían transcurrido cuando Iris Burton, la representante del actor — la misma que lo descubrió a los 11 años mendigando, guitarra en ristre, con su hermana Rain por las calles de Westwood, California —, telefoneaba a Sluizer. Phoenix era el protagonista de Dark Blood, la película que estaba filmando, su gran oportunidad en Hollywood. La producción se canceló a falta de 11 días de rodaje. Este invierno, Sluizer ha mostrado en el Festival de Cine Holandés, en la Berlinale, y en el Miami Film Festival, una versión reescrita del filme. El hecho de que el estreno se haya producido 20 años después de la muerte del actor, bien podía tratarse de oportunismo. “A quién piense eso”, alega Sluizer, “le reto a que pase por todo lo que yo he pasado para recuperarla”.

river keanu

El holandés se fijó en el talento de Phoenix gracias a Mi Idaho privado (1991), dirigida por el célebre director Gus Van Sant, en la que compartió reparto con Keanu Reeves, con quien forjó una gran amistad. Tristemente, también esta última película fue la causa de que el actor terminara enganchándose a las drogas. Tenía un gran afán por conseguir la mayor verosimilitud en sus papeles, y en este caso se trataba de un chapero narcoléptico. La frágil personalidad del actor y sus multiples, y sobradamente comprensibles traumas infantiles — su familia “hippy” pertenecía a una secta cristiana, ‘Children of God’, que viajaba por América propagando su fe y explotando sexualmente a los más jóvenes y vulnerables integrantes, según afirma un ex miembro —, tampoco ayudaron a influir positivamente en esta adicción. Cuenta Sluizer que, a la vuelta de las siete semanas en el desierto de Utah, donde se centra la acción de Dark Blood, River le soltó: “Volvemos a esa ciudad malvada”.

river director

(River Phoenix y Georges Sluizer en el set de Dark Blood)

De alguna manera, él presentía el peligro. Al principio pensé que se refería a la gente de Hollywood. Después caí. El primero y el único día que rodamos en Los Ángeles noté que se había drogado. Era evidente. Caminaba y se comportaba de una manera diferente. Fue la última vez que le vi.  – Georges Sluizer

Ese mismo día, River estaba ilusionadísimo. Al día siguiente, Sluizer le llevaría a almorzar con Terry Gilliam, el director de Brazil (1985), una de sus películas preferidas. La cita nunca se produjo.

Tras la brusca e inevitable paralización del rodaje, vino un farragoso proceso judicial. La aseguradora del film tuvo que pagar 5,5 millones a los productores y, como cabía esperar, reclamaba daños y prejuicios a los albaceas de Phoenix. “Básicamente, su madre”, aclara el director. Según la revista Rolling Stone, el caché del actor rondaba el millón de dólares por película. El litigio se prolongó hasta 1998 y finalizó con falta de acuerdo. Las latas que contenían la inacabada obra quedaron requisadas en un almacén, y en 1999 la aseguradora fue absorbida por otra. La sentencia fue que el celuloide debía ser destruido. Al enterarse, Sluizer asaltó, con la ayuda de un perito, el almacén que albergaba su película.

Yo no lo llamaría robo, sino preservar un bien cultural. Me traje los rollos a Holanda. Nadie los reclamó nunca. Cuando llamé a la aseguradora para hablar del tema me respondieron: ‘¿De qué película nos está hablando?’. Se habían olvidado de ella.

river dark blood

(Judy Davis y River Phoenix en una escena de Dark Blood)

El cineasta, tras reescribir la película, buscar financiación y superar toda clase de obstáculos, logró completar el imposible rompecabezas. Ofreció a Joaquin Phoenix que pusiera la voz en off para explicar la ausencia de ciertas piezas.

Pero se negó. Yo aún mantengo contacto con la madre de River, pero hasta ella se negó a venir al estreno. La familia no quiere tener nada que ver con promocionar este proyecto. No quieren exponerse al impacto mediático que les traería, porque los periodistas tendéis a sobreexplotar el dolor y a glamourizar esa pérdida.

Nacido en Madras, Oregón, tras una corta vida como intérprete, y de experimentación musical, River Phoenix es recordado hoy como un prodigio — inolvidables sus papeles en la entrañable Cuenta conmigo (1986) o La costa de los mosquitos (1986) junto a Harrison Ford, con el que repetiría en Indiana Jones y la última cruzada, haciendo del joven Indy —, que brilló y brillará siempre en el firmamento del cine. Pero, al margen de todo eso, como bien nos recuerdan sus familiares y amigos más allegados —como Flea o Keanu Reeves, quienes aún hoy no son capaces de hablar de River sin quebrárseles la voz —, se trataba de un ser humano excepcional, dedicado a la lucha por los derechos de los animales, de ahí su vegetarianismo, y a innumerables causas medioambientales. River Jude Phoenix (llamado así por la canción de los Beatles), cumpliría en agosto 43 años. En octubre se cumplen 20 de su pérdida. Con nuestro homenaje, queremos celebrar la inmortalidad de este joven actor que se convirtió en el último gran mito del cine.

Sobre El Autor

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*