Post Type

Quedamos con Marc en el stand de Namco del Expomanga ’13, donde se encontraba realizando las funciones de intérprete para Hideo Baba, responsable de la mítica saga Teles of (si no habéis jugado el Tales of Symphonia de GameCube, corred a hacerlo). Nos dijo que nos pasáramos y sacaría un hueco para atendernos, pero la afluencia fue tan masiva que no quedó más remedio que dejarlo para otra ocasión. Marc se ofreció amablemente a contestar las preguntas vía mail, pues eso hicimos, y aquí tenéis el resultado de nuestra charla con una de las figuras más importantes del estudio de la cultura japonesa en España.

Tokio Blues/Adriano: En Tokio Blues hemos juntado cine, libros, videojuegos, música indie y manga. Algunos lectores nos han comentado que se les hace extraña la mezcla, ¿crees que el manga aún ocupa una posición casi marginal en la cultura?

Marc Bernabé: Bueno, seguramente tendría que empezar a responder con una pregunta: ¿en qué cultura? Si nos referimos a la cultura japonesa, desde luego no porque el manga tiene una presencia importantísima en Japón, tanto por tamaño del mercado (¡casi el 40% de todo lo que se publica en Japón es cómic!) como por influencia y función como factoría de nuevas ideas, argumentos y propuestas visuales de todo tipo.

En España, aunque el manga atrae mucho a muchos jóvenes (y no tan jóvenes ya) sí que es cierto que es algo muy minoritario comparado con otras manifestaciones culturales.

Algunos mangas actuales, como Bakuman, tienen mejor guión que casi cualquier novela contemporánea estándar.

Puede ser, pero es que estamos hablando de un producto concreto, Bakuman, que ha sobresalido entre miles, millones de propuestas en forma de tantos otros mangas que se editan en Japón que pasan desapercibidos por ser directamente del montón. Igual que en Occidente se escriben miles y miles de novelas pero solo unas cuantas se convierten en best-sellers u obras de culto, lo mismo ocurre en el manga.

El cómic es un medio en sí mismo y no se le puede comparar con la novela, el cine ni ningún otro medio, ya que son medios distintos, con sus virtudes y defectos. Es tan injusto decir que tal manga tiene mejor guión que tal película o novela, al igual que sería injusto decir lo contrario.

¿Empezaste a estudiar chino por placer o para ampliar tu abanico de posibilidades laborales?

Nunca he estudiado chino, aunque sí coreano. Fue por placer básicamente, me gusta mucho estudiar idiomas, aunque tuve que dejarlo por falta de tiempo. Afortunadamente, en el plano profesional estoy cubierto y no necesito (al menos de momento, cruzo los dedos) ampliar mi abanico de habilidades.

Sobre chino, he colaborado en la edición española de los libros para aprender caracteres chinos Hanzi para recordar (Herder), pero eso no significa que sepa el idioma, sólo es que los caracteres chinos se parecen mucho a los japoneses (un porcentaje muy alto de ellos son exactamente iguales), y fui seleccionado como la persona adecuada para realizar esa adaptación por mis conocimientos no tanto de japonés como de caracteres kanji/hanzi.

Risto Mejide dijo en una entrevista que en la tele, otro medio muy apaleado, había muchos programas malos, pero que también había muchos libros malos. ¿Opinas que la calidad de una obra depende más de sí misma que del medio en el que se publica?

Sí, totalmente cierto. Como he dicho antes, se publica mucho —con énfasis— manga en Japón (estamos hablando de unas 900-1000 novedades al mes, eso son entre 180.000 y 200.000 páginas nuevas mensuales, y solo cuento los tomos, no las revistas, muchos de cuyos contenidos nunca llegan a recopilarse en tomo) y obviamente no todo es bueno. De hecho, la gran mayoría es pura morralla.

Aquí en España el cansancio de la gente cada vez es más evidente respecto a la situación económica del país y estamos llegando a un punto en que no reaccionamos porque ni siquiera sabemos qué podemos hacer. ¿Cómo se vive en la sociedad japonesa su estancamiento financiero?

Llevan tantos años en estancamiento, desde hace ya más de 20, que la gente ya se ha acostumbrado y vive con total normalidad. Las nuevas generaciones siempre han vivido así, para ellos esto es lo normal y no les supone ningún hándicap. Ellos viven su vida y la verdad es que no percibo ni de lejos los sobresaltos que tenemos aquí, donde a veces parece que vivamos en una especie de montaña rusa con tantos cambios de legislación, subidas de impuestos y sustos en forma de prima de riesgo o lo que sea.

Por lo que sabemos has vivido varios años en japón y realizas viajes recurrentes, ¿cuánto influye el manga en la población japonesa en general y en la vida de los adolescentes, está allí bien visto?

El manga es un medio más, al igual que aquí puede ser el cine o la literatura. Al igual que hay películas y novelas de acción, de romance, para niños, de alto contenido erótico o directamente pornográfico, el manga es exactamente lo mismo en Japón.

Así que en Japón es totalmente normal, y por supuesto hay gente que lee manga de un tipo y no de otro, o gente a la que directamente no le gusta el manga.

¿Cuáles son los mejores seinen que has leído? ¿Has tenido la oportunidad de traducir alguno de ellos?

Buf, hay muchísimos, ciertamente. Creo que lo mejor será que os paséis por mi blog  y echéis un vistazo a los contenidos. La mayor parte de los seinen que me gustan no han llegado a España, pero esto es debido a que en España la gente que consume manga básicamente es adolescente y la mayoría de ellos dejan de leer manga al alcanzar cierta edad, lo que hace que el mercado de seinen manga sea potencialmente mucho más pequeño y, por supuesto, no rentable.

He traducido muchos de ellos, os recomiendo que miréis en este enlace para ver cuáles exactamente.

¿Cuál ha sido el manga más difícil que has tenido que traducir?

Me debato entre Ikkyû de Hisashi Sakaguchi y Hanzô, el camino del asesino de Kazuo Koike y Gôseki Kojima, ambos mangas históricos que exigieron un proceso de documentación muy exhaustivo.

¿En qué estado se encuentra actualmente tu proyecto Masters of Manga? A los que hemos leído Bakuman nos da la impresión de que la figura del editor tiene excesivo poder incluso en la vida personal del mangaka, por tu experiencia qué hay de cierto en esto?

Lamentablemente, Masters of Manga se encuentra totalmente parado desde hace un par de años. Los motivos son varios: primeramente la falta de tiempo debido a asuntos tanto profesionales (la crisis me obliga a trabajar más como traductor y poder dedicar menos tiempo a este tipo de proyectos personales) como personales. Segundo, las enormes trabas que me encuentro por parte de las editoriales japonesas, que imponen condiciones muy fuertes para procesar el material y a menudo se hacen de rogar en las respuestas, y tercero la negativa rotunda de la editorial más importante de manga a permitirme entrevistar a sus autores, lo que resta gran parte del sentido a una obra como esta. Espero poder retomar el proyecto en el futuro, no lo he descartado, pero a día de hoy la verdad es que no tengo la energía ni el tiempo para llevarlo a buen puerto.

Sobre la figura del editor, el caso es que el editor es una pieza importantísima del proceso de creación de manga japonés y lo que me parece hasta raro es que no figure en los créditos como coautor, ya que a menudo ayuda tanto al propio mangaka que se convierte en una pieza imprescindible en todos los sentidos. No solo organiza la agenda del autor y hace todo lo posible para facilitar su trabajo en todos los aspectos imaginables, sino que además aporta ideas y ayuda al autor a pulir los episodios de la mejor forma posible.

Felipe Smith —mangaka afincado en Japón, estadounidense e hispanoparlante—, en una entrevista para Masters of Manga, afirma que saber japonés es casi imprescindible para publicar una obra, ¿fue esto lo que te motivó a aprender japonés, el sueño de llegar a publicar?

No, porque yo nunca he tenido ni el más mínimo talento para ser dibujante. Simplemente, siempre me había atraído Japón y el japonés, y cuando tuve la oportunidad me lancé a estudiar el idioma… y vi que se me daba bien. En realidad, yo me habría contentado con poder leer más o menos manga desde el original, ya que el cómic también es un medio que siempre me ha gustado y Japón, claro está, es el verdadero paraíso del cómic, un lugar único en el mundo en este aspecto.

¿Se siente la crisis editorial en el manga? ¿corre peligro la publicación de futuras obras? Bakuman ha tenido una buena acogida porque va precedida de un gran éxito de sus autores como lo fue Death Note, pero ese tipo de obras quizá no interesan de primeras al lector medio español.

De nuevo, ¿en Japón o en España? En Japón el reto es que realmente cada vez se venden menos revistas de manga, porque la gente es más selectiva y solo compra los tomos de las series que les interesa, y el gran reto está la adaptación al medio digital, aunque se lo están tomando con mucha calma y es algo que, aunque está llegando, lo está haciendo con mucha lentitud.

En España, la crisis es general, y por supuesto afecta también al manga. Hemos visto una caída de publicaciones y de tiradas, pero lo positivo es que ahora las editoriales afinan más la puntería y publican mucha menos morralla. En general, todo lo que se publica en España es o excelente, o muy bueno o de nivel notable alto.

¡Bueno, cuéntanos tu experiencia en el mundial de Corea y Japón del 2002!

Bueno, podría escribir un libro entero sobre eso… ¡Y de hecho está escrito! Podéis encontrar todo lo referente, todo —aún más énfasis—, a mi estancia y experiencia en el Mundial 2002 en el libro Apuntes de Japón, que está disponible por entero y de forma totalmente gratuita en formato digital.

Sobre El Autor

Es el encargado de que todo funcione correctamente, si es que eso es posible. Creativo y experto en chistes malos, jamás disfruta el momento y tiene ascendencia italiana, pero sólo se le nota en el apellido.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*