Post Type

Only lovers left alive es una historia de amor, decadencia, presente y pasado. Tom Hiddleston y Tilda Swinton son Adán y Eva, dos seres de una sofisticación mayúscula y refinados gustos forjados por eras de existencia en su condición de vampiros, acompañados por John Hurt, quien encarna al mismisimo Christopher Marlowe, o Mia Wasikowska, una igual cuyas pasiones se encuentran en un estado de aturdimiento terrenal. Personajes de carácter devastador y ego evaporado por el paso de los siglos viven cada día de su presente sobrellevando la nostalgia. Adán, enclaustrado en su casa de Detroit, abatido por la incompetencia de los “zombies” o humanos, representa la bohemia en sí misma. Fetichismo artístico y una reclusión total en su propio universo musical y memoria son tan sólo salvables por la luz incandescente de Eva, su compañera en esta historia de amor eterno.

A través de ella se produce la conexión con el mundo exterior, reflejo de la tragedia humana, esa necedad sin límites que consume la paciencia de Adán. El sustento para la vida en sociedad es  -siguiendo las pautas básicas de comportamiento de los no-muertos- la sangre humana, alimento y refugio que se muestra como una explícita droga necesaria para la evasión del mundo.

olla

El universo creado por Jim Jarmusch mantiene el equilibrio perfecto entre el hoy y el ayer, un presente liberado de todo su pop y un ambiente de psicodelia de ciencia ficción recatada donde las noches se convierten en guarida del arte retro en casa de la extraña pareja. Adán, expulsado por el paso del tiempo del paraíso intelectual que una vez vivió, se convierte en los ojos que nos hacen ver el declive de nuestra propia sociedad. Significante es que haya sido nuestra época la que ha llevado a la idea de deshacerse de la divina idea de vivir eternamente a una de las mentes más conscientes de la historia, que contempla desde una pasiva indignación el descenso a un abismo sin vuelta atrás de nuestra raza.

Al igual que la sangre que les sirve de alimento y que comienza a escasear en su estado de pureza, las artes sin contaminación y las ciencias no corruptas se han convertido en objeto de culto y rareza. No queda sino volver a los antiguos métodos de abastecimiento o de manejo tecnológico, mientras perdemos la esperanza al comprender cómo el progreso merma el potencial de la élite cultural de nuestro tiempo.

6414679-only-lovers-left-alive-af-jim-jarmusch

Rodeados de personalidades de ayer y hoy, entre zombies o iguales que se reúnen en fotos en blanco y negro, Adán y Eva viven en el amor dispersos por ciudades de mil y una noches, separados pero siempre juntos, como distantes partículas protagonistas del enmarañamiento de Einstein. Un amor para siempre que se vive sin prisa y se disfruta sin pausa, al igual que el film. Un ritmo que pasea con intensidad cada noche y cada ciudad y que es reflejo mismo de sus protagonistas y su creador. Jim Jarmusch no tiene miedo de recrearse en lo visual y lo sensible. Cuando algo es bello, debemos contemplarlo, haciendo prevalecer la experiencia al tiempo, y es así como muestra no tener reparo al dejarnos colgando innumerables planos de paisaje y momentos musicales de una calidad digna de ser admirada, regalándonos una obra de arte que se devora en su totalidad.

Siguiendo el imaginario pulso de los amantes, la cadencia final de esta infinita historia se recrea en lo visual, manteniendo su distinguida estética pero arrastrándose exhausta como los protagonistas. Only lovers left alive es un tono. Sin principio ni fin, representa un escape otro lugar, una nueva y valiente visión del género, y una lección de afecto y renacido sentimiento ilustrado.

4
Rating Puntuación Final

(no es la media)

Sobre El Autor

Criada dentro de la lata de sardinas más grande del mundo, nuestra enviada más allá del muro vive por y para el arte. Perseguidora de las últimas tendencias creativas, asegura tener un nombre para cada tono de gris.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*