Post Type

Hablar de ‘Only God Forgives’ no es sólo hacerlo sobre la última obra del director danés Nicolas Winding Refn, autor de unas de las películas que más ha dado que hablar en esta década, ‘Drive’, sino también de una de las películas más esperadas del 2013. Está claro que la expectación creada por su nueva obra tiene su origen en la cinta del 2011, la cual fue aclamada por la crítica, premiada (premio al ‘Mejor Director’ en el Festival de Cannes) y apoyada por el público con una muy buena cifra de ingresos en taquilla. Por si fuera poco, la película prácticamente alcanza ese estatus de ‘cult film’ en tiempo record, gracias a su peculiar y enigmático personaje, algunas escenas memorables, así como una excelente banda sonora que engrandecía y elevaba los momentos en los que hacía acto de presencia.

Viendo los precedentes, no eran pocos los que esperaban a esta ‘Only God Forgives’ como agua de mayo, en la que repetiría Ryan Gosling como protagonista y del que se adelantaron algunas instantáneas, así como la historia en la que nos situaría. La película llegaba este año a su estreno mundial en el mayor festival de cine del mundo, Cannes, en el que no sólo se estrenaba, sino que participaba en la sección oficial, optando a la Palma de Oro. En la pasada edición había tenido un pequeño adelanto en forma de escena para la prensa y, en la de 2011, Refn triunfaba con Drive, llevándose una gran acogida y el galardón a la mejor dirección, como adelantamos más arriba.El ‘público’ de Cannes ante los estrenos suele ser implacable en cuanto a reacción, pudiéndote elevar a los cielos o hundirte en el infierno más absoluto. Y una película como la de Refn, imposible de dejar indiferente a nadie, se encontró en su mayoría con lo segundo.

La cinta de Refn nos sitúa en la capital de Tailandia, Bangkok, en la que dos hermanos, Julian (interpretado por Ryan Gosling) y Billy (Tom Burke), dirigen un club de muay thai, que a su vez sirve de tapadera para el negocio principal: el tráfico de drogas. Tras un combate de su luchador, Billy y Julian se encuentra con él en una sala junto a una figura de un luchador de muay thai. La oscuridad prácticamente domina la estancia, salvo por la luz que atraviesa la celosía de piedra sobre la que Julian se apoya y el tono rojo que se puede ver al fondo de la puerta. Esta escena se vuelve muy interesante en cuanto a que primero vemos iluminada la boca de Billy alabando a su luchador, y luego dirigiéndose a su hermano, con su mirada iluminada, para decirle una frase que nos da una pista, una idea, de por dónde tomará la película su camino: “Time to meet the devil”. ‘Hora de conocer al diablo’. Ambos mantienen sus miradas fijadas el uno en otro. Refn hace mucho hincapié en la mirada, el contacto visual entre los personajes. El director hace suyo el ‘una mirada vale más que mil palabras’.

onlygod3La frase de Billy no es pura casualidad. En la siguiente escena es donde la película de Nicolas da el pistoletazo de salida, en la que sale a gran velocidad, sin saber muy bien si llegara justo de fuerzas a la meta. El director nos muestra a un personaje oscuro, sórdido, aún más si cabe. Referencias claras a la prostitución (incluyendo la infantil). Un placer que el personaje no ve satisfecho y que acaba con la reacción sumamente violenta hacia el director de la sala y las chicas que allí se encuentran. Finalmente consigue satisfacer su desagradable deseo, dándose como resultado una situación inesperada. Es aquí cuando la justicia hace acto de presencia en la forma del teniente Chang (interpretado por Vithaya Pansringarm), un policía cuyos métodos de justicia son especiales, erigiéndose con su espada como el mismo Dios ante los que van a ser juzgados, porque no ‘sólo Dios perdona’, sino también ‘sólo Dios puede juzgarte’. El Dios del director danés juzga…y rara vez perdona.

La situación generada por Billy y Chang provoca la aparición de Crystal (interpretada por la siempre deliciosamente eficaz Kristin Scott Thomas), la madre de Julian y Billy, que se nos presenta como la ‘abeja reina’, la cabeza principal del negocio familiar, y que clama una respuesta a la altura a lo sucedido a su familia. Su figura se vuelve clave para el desarrollo y comprensión del personaje de Ryan Gosling, el que aguanta con semblante serio los reproches de su madre. Cuando ambos personajes comparten escena (en especial la del dormitorio de Julian) podemos observar y sentir algo muy cercano al conflicto edípico entre ambos. Este conflicto, así como unas palabras concretas de su madre, darán más forma a Julian y el porqué de sus actos.

La respuesta que exige Crystal, ante el conflicto provocado por Chang, desembocará en un espectacular (y, casi siempre, desagradable) desfile de violencia, sangre, momentos que ‘beben’ de maestros como David Lynch o Kubrick y la justicia del Más Grande. Pero sobre todo, mucha violencia y mucha sangre. Y es ahí donde radica uno de los problemas de esta ‘Only God Forgives’. La película descansa demasiado en ese efectismo ‘sangriento’.

onlygod2Refn deja acomodar en exceso su historia y película en la violencia por la violencia, terminando por abrumar y cansar, sobre todo en manos de un Ryan Gosling que vuelve a hacer de… Ryan Gosling, mostrando de forma excesiva su ‘cara de palo’, de no sentir ni padecer. Son escasos los momentos en los que el actor no cae en ese “tic” y son de agradecer, porque sabemos que el canadiense es capaz de mucho más. Kristin Scott Thomas se eleva con la mejor actuación de la cinta, mostrando el asco, rabia, alivio, cariño y cierto humor negro de un personaje muy bien llevado. Vithaya Pansringarm se muestra sobrio y seguro con un personaje enigmático, eléctrico, como el de Chang, pero al que se le ha dado demasiados momentos ‘intensos’ en los que mostrarse y hacer uso de su “divina justicia”.

En el apartado técnico, Only God Forgives es excelente. Con un presupuesto bastante corto, Refn ha conseguido dotar a su película de un diseño de producción cercano al estilo de David Lynch, pasando por el de Kubrick de La naranja mecánica o Eyes Wide Shut. El uso de las luces y sombras es magnífico. La fotografía es exquisita, mostrando una película brillante, con un colorido fluorescente —el interior de los clubs es magnífico—, imagen muy clara en los exteriores —tanto en la Bangkok diurna como nocturna— y con el uso de unos oscuros tonos rojizos en los interiores —los pasillos y el dormitorio de Julian, un gran ejemplo—. Cliff Martínez vuelve en el apartado musical, mezclando sonidos electrónicos con sonidos más ‘locales’, así como el uso de synth-keyboard deudor de Angelo Badalamenti.

Pese a todo eso, Only God Forgives se confirma como una película excesiva en su violencia; la historia y guión parecen estar al servicio de la misma, otorgándole demasiado protagonismo. Y encima, del malo, con situaciones absurdas, pasajes oníricos de evidente influencia, sosa en muchos momentos, de la que se espera ese momento álgido, ese instante de épica que no termina de llegar y se queda a medio camino, desplomándose a unos cuantos metros de aquella meta a la que debería aspirar. Muchos de los elementos que conforman la película no son nuevos para el director danés, pero es cierto que tuvo mejores resultados en obras como ‘Bronson’ o ‘Valhalla Rising’. Una pena. De haber corregido ciertos fallos muy destacables, Only God Forgives se podría haber elevado como una grandísima obra.

2.5
Rating Puntuación Final

(no es la media)

Sobre El Autor

Mientras intento cumplir mi sueño de convertirme en profesor, paso mi tiempo libre en otras pasiones como el cine y televisión, música o la escritura. Hace unos años comienzo un proyecto musical llamado 'Zamenhoff', el cual dejo un tiempo aparcado para volver a remotarlo recientemente. Otra meta a conseguir es la de grabar varios temas y poder lanzarlos. La pasión por esos 'campos' (cine, tv, música) me viene de muy pequeño gracias a la influencia de mis hermanos mayores. La escritura es otro tema que actualmente me apasiona, y espero aprender más la confección de guión para poder plasmar algunas ideas para un proyecto de mediometraje.

2 comments

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*