Críticas TV Reviews

Freaks and Geeks – Paul Feig (1999)

freeksandgeeksfront

A lo largo de las décadas, el mundo del high school (para nosotros, el instituto) ha servido de inspiración para la creación de grandes obras del cine comercial y el mundo de la televisión, creando un género conocido como el Teen Drama, en el que las series o películas emplazan sus historias en el citado entorno académico, alcanzando incluso el universitario. Una muestra la tenemos en películas capitales como The Breakfast Club (El Club de los Cinco, considerada la cumbre del género), American Graffiti, Rebelde sin causa o Dazed and Confused, pasando por series como Beverly Hills 90210, My So-Called Life, Dawson Crece, Buffy Cazavampiros, Veronica Mars o Friday Night Lights, entre otras. +

Edgar Wright – Spaced (1999)

spaced

El nombre de Edgar Wright está asociado al de Simon Pegg, aunque no siempre trabajen juntos. A su vez, el de Simon Pegg está ligado a su inseparable Nick Frost. Los tres nombres nos suenan con algo que empezó en Shaun of the dead (Zombies Party), el inicio de la Trilogía Cornetto, que continuó con Hot Fuzz (Arma fatal) y que ha tenido su cierre con The world’s end (Bienvenidos al fin del mundo, que ya está a la venta en DVD y Bluray en otros lugares del mundo, mientras que en España hemos tenido que esperar hasta el día 29 de noviembre para poder verla en cines). Pero la relación de estos tres nombres viene de antes, al igual que la Trilogía Cornetto. No podemos olvidarnos de Spaced.

Probablemente, en Inglaterra y otros lugares no la olviden, pero no llegó a nuestro país, y no es excesivamente conocida. Spaced es una serie de televisión, que se emitió en 1999, con una primera temporada de siete episodios. Dos años más tarde, rodaron una segunda, con otros siete capítulos más. ¿Los responsables? El guión lo escribieron Simon Pegg y Jessica Hynes, y Edgar Wright le dio vida. Los tres había coincidido antes en un programa de humor llamado Asylum de Paramount Channel. Y así es cómo empezó todo.

Spaced: La historia de Tim y Daisy

spaced05

Spaced comienza presentándonos a Tim (Simon Pegg) y Daisy (Jessica Hynes) en un momento delicado de sus vidas. A Tim, un dibujante que se gana la vida trabajando en una tienda de cómics, lo ha dejado su novia, y además, ella le ha echado de casa. Daisy quiere ser periodista, pero no tiene trabajo. Compartía su piso con unos okupas, y decide buscarse otro lugar dónde vivir. Tim y Daisy se conocen por casualidad, cuando ambos están en esa búsqueda de un nuevo hogar. No tienen mucha suerte, hasta que ven un anuncio muy interesante de un apartamento… pero es solo para parejas. Deciden fingir que son novios, y consiguen el piso.

En su nueva vida, entran en juego el resto de personajes. Marsha (Julia Deakin), es la extraña casera que siempre discute con su hija adolescente, que resulta ser solo una mujer solitaria falta de cariño, que intenta compensar con el alcohol. Brian (Mark Heap), vive en el piso de debajo de Tim y Daisy. Es un pintor, un artista, algo complicado y huraño, que tiene cierta dificultad para las relaciones sociales. Al principio parece alguien muy raro e inquietante, pero poco a poco, iremos viendo que en el fondo, es muy tierno. Conoceremos también al mejor amigo de Tim, Mike (Nick Frost, que jamás había actuado antes y entró en la serie por ser amigo de Simon Pegg), un ex militar obsesionado con volver al ejército, del que lo echaron por robar un tanque para intentar invadir París. La mejor amiga de Daisy es Twist (Katy Carmichael), una chica de apariencia dulce aficionada por la moda, que quizá expresa demasiado honestamente sus opiniones sobre los demás. Y no podemos olvidar a Colin (una perrita, en realidad, llamada Ada), que no actuará como mascota-adorno como en otras series de televisión, sino como un personaje más.

“Si Spaced se hubiera rodado con 6 actores que no se conocían antes, hubiera sido completamente distinta. No importa cómo de buenos fueran los guiones” — Edgar Wright

Todos se conocían entre sí: eran viejos amigos, o habían trabajado juntos en otros proyectos. De alguna manera, eso se nota en la serie. ¿Cómo? No sabría explicarlo, pero te crees perfectamente que sea algo rodado entre un grupo de amigos.
spaced07

¿Y de dónde salió la idea? Jessica Hynes dijo que se basó en experiencias que vivió en su vida, compartiendo piso con personas muy distintas. Incluso han admitido que algunos personajes están basados en personas reales. Por su parte, Brian, está inspirado en uno del programa Asylum; y Mike, en un personaje que Nick Frost se había inventado para hacer reír a su amigo Simon Pegg.

“Queríamos un show real. Que los personajes tuvieran emociones reales, aunque en una puesta de escena extraña” — Simon Pegg

Es cierto que Spaced tiene un humor surrealista. Es cierto que los personajes, salvo quizá Tim y Daisy, son demasiado excéntricos. Pero debajo de toda la locura, es cierto que hay algo real. Muy real.

La historia de Tim y Daisy: nuestra historia

Se suele hablar de infancia, de la pre-adolescencia, de la adolescencia, de la edad adulta y de la vejez. Aunque los tiempos han cambiado y cuesta establecer los límites y el cambio de una etapa a otra, hay una que está más en el limbo que otras. Ese momento en el que estás terminando tus estudios, o los has acabado, y tienes que enfrentarte al mundo adulto, pero no estás preparado. Antes, era normal formar la familia propia a los veintitantos o tener ya tu trabajo y tu vida encaminada. Hoy, a esa edad, sigues estudiando, o apenas has empezando a trabajar. Y, además, no te sientes un adulto. Tampoco un adolescente, pero sientes que no estás preparado para entrar de golpe en la siguiente etapa. Es una etapa en la que te sientes perdido: ¿ahora qué va a pasar conmigo? ¿Qué voy a hacer con mi vida? ¿Cómo me va a ir? ¿Qué es lo que realmente quiero hacer?

No es fácil responder a estas preguntas. Y menos, si tu vida se encuentra estancada. Puede ser porque no encuentras trabajo, no quieres encontrarlo o no sabes de qué quieres buscarlo. O puede que ya lo tengas, pero no estés satisfecho, porque no era lo que imaginaste. O puede ser por otros motivos: porque te ves obligado a comenzar una nueva vida. O porque sientes que no estás haciendo nada con tu vida. O porque tu pareja, después de tantos años, después de imaginarte tu vida a su lado, te ha dejado.
spaced06

Y ésa, es exactamente la situación de Tim y Daisy. Puede que no se pasen el día llorando por las esquinas y lamentándose por su existencia, pero no atraviesan un buen momento. Es fácil sentirse identificado con ellos: creo que todos alguna vez en nuestra vida nos hemos sentido así. Pero vemos cómo van tirando, cómo van haciendo lo que pueden. Y cómo, aunque la vida te dé golpes, merece la pena. Aunque solo sea por esa noche que saliste con tus amigos a aquel pub, o alguna de las historias que son una locura que has vivido con ellos. Por conocer a gente especial que entra en tu mundo poco a poco, y sabes que se van a quedar ahí. Spaced es un canto a la amistad. Y también una reivindicación de la cultura pop, y de esas personas que la mayoría señalaría con el dedo para llamarlas frikis.

Universo geek

“Ser un geek es ser honesto respecto a lo que te gusta y no tener miedo de demostrar  esa pasión. Significa nunca tener que ir de guay ni fingir sobre lo mucho que te gusta algo. Es básicamente una licencia para actuar como un niño en algo concreto, en vez de comportarte como lo haría un adulto. Ser un geek es extremadamente liberador.”

Eso dijo Simon Pegg en su libro Nerd do well. Hablar de Spaced, es acabar hablando, inevitablemente, de los geeks. Hasta el equipo de la serie habla de ellos en Skip to the end, un documental sobre Spaced que se incluyó como extra en una edición en DVD. Creen que tienen una base importante de fans que son geeks, que viven intensamente la serie. En parte, esto se debe a la cantidad de referencias que contiene Spaced.

Tan pronto hay una referencia a El resplandor, como a Grease, Pulp Fiction Expediente X o Tomb Raider. La serie recrea escenas de películas, o incluye una referencia verbal a cierta película, serie o videojuego. Es divertido reconocerlas, aunque tampoco pasa nada si te pierdes alguna. Katy Carmichael (Twist en la serie), cuenta en Skip to the end, que su abuela no se entera de nada cuando aparece una referencia a Matrix, pero que disfruta la serie igualmente.

“No es hacer un plagio de Matrix durante 5 minutos. Son personajes cuyas  vidas están tan relacionadas con la cultura pop y los medios, que piensan en esos términos. Si rompen con su novia, sienten que están teniendo la misma sensación que al final de El imperio contraataca” — Edgar Wright

El personaje de Tim es el perfecto ejemplo de esto. Para algunas personas, una serie de televisión, un libro o una película es solo una manera de pasar el tiempo. Para otros, es mucho más. Para algunos, el ver una serie de televisión o el estreno de una película es un acontecimiento importante. Leer libros no es una forma de ocupar el tiempo, sino otra manera de vivir la vida. Todo eso, no forma parte del mundo del ocio: forma parte de tu vida. Los personajes, las historias… forman parte de ti, de quién eres, de lo que sientes, de tu forma de vida. A algunos, no les basta solo con ver o leer algo, sino que sienten la necesidad de analizar lo que han visto y leído, de hablar con otros fans, de rendir homenaje a lo que es especial para ellos. Y tampoco pueden evitar que, en su día a día, con amigos que comparten aficiones, salten las referencias cada dos por tres, e incluso hagan planes en relación a esa ficción. Hay gente que se siente ligada a una tribu urbana, a algún movimiento cultural, a un grupo musical… hay otras personas que sienten que pertenecen a uno, o a varios, fandoms.

spaced04

La cultura pop forma parte de la vida de los creadores de Spaced. Y forma parte de la vida de los personajes, y de la serie con las ya mencionadas referencias. Si eres alguien que siente cosas parecidas, te encantará ver cómo de repente, aparece esa película que tanto adoras. O entenderás perfectamente el dolor que siente Tim, quien un año después de su estreno, todavía sufre cuando recuerda La amenaza fantasma. También entenderás que obligue a ver la trilogía original de Star Wars a gente que no lo ha hecho aún, o que a veces prefiera pasar el rato jugando a la Play Station antes que atender el mundo real.

Skip to the end

Spaced es una gran precuela de la Trilogía Cornetto. Vemos el estilo de dirección de Edgar Wright, un humor parecido. Y una historia que tiene un punto algo más sentimental que la de los dos primeros sabores de Cornetto (en The world’s end, esto se recupera). Después de haber visto Spaced, reconocerás a los personajes en la Trilogía con pequeños cameos (como el de Jessica Hynes en Shaun of the dead, los de Julia Deakin en las tres, o el de Mark Heap en The world’s end).

Spaced es todavía más loca que la trilogía. La serie es de 1999, pero cuando la veas, a pesar de la cantidad de sitcoms que se han hecho desde entonces, tendrás la sensación de que no has visto otra serie igual. Sigue siendo original. Sigue sorprendiendo. Al principio, puede parecer un cúmulo de situaciones absurdas y excéntricas muy divertida, y ya está. Pero acaba siendo algo más. Acabas cogiéndoles cariño. Acabas sintiendo que siempre tendrás un hueco en el apartamento de Tim y Daisy, que has vivido todo eso con ellos. Tal vez quieras más. Se han planteado hacer una tercera temporada muchas veces. Pero nunca ha salido adelante.
spaced03

“El problema es: ¿realmente quieres ver envejecer a estos personajes” — Edgar Wright

“No quiero que se acabe” — Simon Pegg

Simon Pegg, además, dijo que tienen la vida de todos planeada. No escribieron sobre Tim y Daisy y el resto, y cuando se acabó de emitir, se olvidaron de ellos. Han seguido acompañándoles, y dice que han imaginado el resto de sus vidas. Nosotros, tendremos que vivir con la duda. Aunque, si os quedáis con ganas de más, os recomiendo ver Skip to the end. Aunque sea por ver los segundos finales: hay un pequeño epílogo, de menos de medio minuto. Probablemente, el final que todos, geeks o no geeks, queríamos ver.

My So-Called Life – Winnie Holzman (1994)

my-so-called-life

Profeso una gran admiración por las series de temática teenager. Recuerdo cómo, hace ya casi tres años, me sentaba escéptico a ver Friday Night Lights, que ya estaba teniendo un gran éxito de crítica en Estados Unidos pero no terminaba de conseguir el apoyo masivo del público, seguramente demasiado condicionado por la premisa de la serie: adolescentes y fútbol americano; es decir, un espacio proclive a despachar clichés como napolitanas en una repostería. Por supuesto, para un europeo medio el desconocimiento y la falta de interés en el deporte supondría un obstáculo prácticamente insalvable para los prejuicios. Con todo, en el mismo momento en que FNL terminó ya era considerada una serie de culto. Y a ninguno de los que la seguíamos nos extrañó lo más mínimo. No sólo trata a sus protagonistas de una manera natural, poco impostada, como si la cámara fuese un simple observador interno que no participa en la historia —la cámara en mano y los temblores frenéticos son marca de la casa—, sino que consigue canalizar toda la furia que fluye en el interior de los adolescentes, esos seres mezquinos y enérgicos, y trasladarla al ámbito deportivo, con sus consecuencias en lo personal en último lugar. El cóctel es demoledor. +

Skins: Fire (2013)

effy-skins-fire-kaya-scodelario-cover

Ver a Elizabeth “Effy” Stonem convertirse en adulta, parecía tan predestinado a no suceder como ver a Lux Lisbon sobrevivir a los catorce. La adolescente de hermosos rasgos clásicos y mirada enigmática — a la que da vida magistralmente Kaya Scodelario —, cuya mente diseñaron Bryan Elsley y Jamie Brittain, apareció ante nosotros por primera vez también con sólo catorce años, y rodeada de la misma áurea maldita que la rubia de sonrisa infantil de la novela de Jeffrey Eugenides. Pero Stonem lo consiguió.

+